miércoles, 25 de agosto de 2021

De lo individual y lo comunitario

 Llevo tiempo dándole vueltas a lo que creo que es una tendencia cada vez más consolidada: la preeminencia de la satisfacción de las necesidades individuales y particulares por encima de las colectivas o comunitarias.

Es una consecuencia de la lógica posmoderna y neoliberal en la que estamos inmersos. El individuo y su subjetividad es la medida de todas las cosas y se ha producido una intensa desestructuración de toda idea de comunidad, hasta el punto de que el individuo reniega de cualquier identidad sujeta a vinculaciones sociales.

El derecho individual se convierte en el indicador social privilegiado de las formas de sociabilidad produciéndose, en términos del filósofo Gilles Lipovetsky, un “narcisismo individualista” donde, como decía al principio, toda forma de vinculación social queda supeditada a la satisfacción de las necesidades individuales más que de las comunitarias.

Las consecuencias de todo ello para el Trabajo Social, que trabaja básicamente con los vínculos, son evidentes: unas profundas contradicciones entre lo que debe hacer y lo que puede (o le es requerido) hacer.

Y en los Servicios Sociales ocurre algo parecido. Servicios orientados a la comunidad y a las formas de convivencia que se dan en ella, a los que se exige que se ocupen únicamente de esas necesidades individuales y sobre todo, aceptando la definición que el individuo, en su subjetividad, haga de ellas. La deriva hacia agencias expendedoras de recursos es evidente.

Creo que estas dinámicas están en el sustrato de los grandes problemas que el Trabajo Social y los Servicios Sociales tienen hoy y oponerse a ellas, proponiendo otra manera de afrontar los problemas sociales, es el gran reto al que nos enfrentamos.

Y no es un reto menor. Porque no son dinámicas propias de nuestros sistemas. Están imbricadas en la cultura e ideología de la sociedad. Desde esa perspectiva, el Estado ya no debe garantizar el bien común, sino los intereses particulares de cada uno de los individuos.

El bien común no puede conseguirse sin la renuncia a algunos de esos intereses particulares, lo cual es una lógica contraria a la dominante, en la cual son las estructuras sociales y los servicios los que deben adaptarse a cada uno de los individuos, con independencia de lo que ello signifique para el resto o para la colectividad en su conjunto.

Recuperar la idea de comunidad es tan urgente como necesario y sólo unos Servicios Sociales orientados hacia lo convivencial y relacional podrán colaborar a conseguirlo.

Pero creo que cada vez estamos más lejos de ello.

5 comentarios:

  1. Pedro, me gusta tu aportación! Te quiero dar una alegría, en el servicio (atención primaria) en que trabajo estamos a punto de iniciar un programa de prevención y promoción dirigido a adolescencia que tiene un componente enorme de trabajo comunitario, de calle y de consolidación de vínculos. Ya te contaré si somos capaces de compaginar lo individual y lo comunitario. Totalmente de acuerdo en que deberíamos poner ahí toda la energía, recursos y financiación si queremos resultados duraderos. Otra batalla pendiente es la evaluación de los servicios y recursos públicos, que nos daría muchas pistas en ese sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Pau. Ojalá ese tipo de actuaciones fueran lo nuclear de los SsSs y no lo anecdotico. Enhorabuena.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu artículo Pedro. Es una idea que también me viene rondando desde hace tiempo. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por el artículo, me ha gustado mucho y como en tantas otras ocasione me inquieta su lectura.
    Cuando hablas de que el bien común no puede conseguirse sin la renuncia a algunos interés particulares das en el centro de la diana. Para la ideología dominante eso es el comunismo, ideología a al que se está combatiendo con gran ferocidad desde todos los ámbitos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marisa. Creo que una construcción social en torno al individuo, por más que sea la moda dominante, es un error conceptual y pragmático. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.