miércoles, 18 de marzo de 2015

Dignidad... ¿qué dignidad?



Ayer se celebró el Día Mundial del Trabajo Social, que se conmemora todos los años el tercer martes del mes de marzo. Tuve la oportunidad de participar en la celebración que organizó el Colegio Profesional de Trabajadores Sociales de Aragón. El lema del día tenía una palabra clave: DIGNIDAD, y la verdad es que estuve durante todo el acto con el estómago removido. Os voy a contar por qué.


No, no tuvo nada que ver con la celebración. El acto estuvo muy bien organizado por el Colegio, al que aprovecho para felicitar desde aquí y en especial a su presidente, Javier, por todo el trabajo que están realizando él y el resto de miembros de la Junta para dignificar y potenciar nuestra profesión. Son tiempos oscuros para las organizaciones formales y creo que hay que darle el valor que tiene el trabajo que realizan. Aquí dejo pues mi reconocimiento.

Mi sensación de inquietud y desasosiego tuvo su origen unas horas antes del acto, en el desempeño de mi trabajo por la mañana. A unas compañeras y a mí nos tocó asistir a un juicio donde estábamos citados como peritos, al haber asistido durante meses a una víctima de violencia contra la mujer.

Esta mujer, tras varios años sometida a un maltrato psicológico que la había anulado como persona y afectado gravemente a su salud, había conseguido deshacerse de esa nociva relación y, con el apoyo de diversas instituciones y profesionales afrontarla de una manera adecuada, entre ellas presentando una denuncia por las agresiones que sufría.

A partir de ese momento, como ocurre con muchas de las víctimas de violencia, de cualquier tipo de violencia, comenzó la particular carrera de obstáculos en la que nuestra sociedad ha convertido la lucha de estas víctimas para recuperar su dignidad.

Carrera de obstáculos que culminaba ayer en el juicio al que me refería. Un auténtico esperpento donde más que defendida fue nuevamente agredida. Una re-victimización cruel que presenciamos con una mezcla de asco, incredulidad e impotencia.

No es la primera vez que lo presenciaba. Formalmente nuestra sociedad tiene mecanismos para proteger a las víctimas y a los débiles. En la práctica, sus derechos son vulnerados sistemáticamente. Los ricos y poderosos triunfan siempre. Los pobres y débiles sólo pueden esperar caridad y unas migajas de justicia.

Hemos construido una sociedad donde las victimas de violencia no son defendidas, donde los que carecen de recursos se ven obligados a ejercer la mendicidad institucional en la que hemos convertido el sistema de servicios sociales, donde las personas no valen nada y se les puede arrebatar todo.

Os confieso que tras presenciar cómo a la mujer que acompañábamos por la mañana le era pisoteada de esa manera su dignidad, me costó mucho por la tarde reflexionar sobre ese concepto en el acto del Colegio.

Jorge Barudy es uno de los autores que plantean que las situaciones de violencia no se dan sólo entre agresores y agredidos. Para que se produzcan es necesario un tercer actor: los consentidores. Instigadores, ideólogos, cómplices… pero también los pasivos, los indiferentes, los que no quieren saber o los que, sabiéndolo, no hacen nada para oponerse a estas situaciones y/o tratar de contribuir a crear las condiciones para un cambio.

Creo que es un concepto que puede trasladarse de las situaciones de violencia a cualquier otra situación de injusticia, desigualdad o aquellas donde los derechos humanos y sociales son vilipendiados.

Por eso me parecen más necesarias que nunca iniciativas como el Espacio de Derechos Sociales, plataforma constituida en Aragón para defender los derechos sociales en servicios sociales y donde un grupo de personas y profesionales intentan no formar parte de ese tercer actor al que me refiero. Vaya también mi reconocimiento para este espacio y en especial para todos los trabajadores sociales que lo están apoyando, entre los cuales voy a mencionar a Rosa, siempre en la brecha y en la lucha.

Este Espacio de Derechos Sociales terminó el acto organizado por el Colegio con la presentación y emisión del documental “Derechos Sociales por la Dignidad”, que el Consejo General deTrabajo Social ha elaborado para denunciar la situación actual de vulneración de los mismos.

Vulneración que no está sólo en las grandes cifras. Se refleja en todas y cada una de las familias y de las personas que están sufriendo la violación de sus derechos. Como las que aparecen en el documental y que representan las miles y miles de situaciones en las que los Trabajadores Sociales presenciamos como la dignidad de las personas es agredida.

Como la que nos tocó a nosotros presenciar ayer por la mañana y que consiguió, por un momento, quebrar nuestra esperanza.

2 comentarios:

  1. Si alguien con un concepto tan claro, al menos en la práctica, de lo que es la DIGNIDAD, como eres tú, Pedro, ve quebrada su esperanza, estamos acabados.
    Gracias por darme a conocer el "Espacio de Derechos Sociales", habrá que extender la idea y procurar no ser cómplices en el silencio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue por un momento, Eladio, fue por un momento... Gracias.

      Eliminar

Gracias por comentar.