sábado, 15 de septiembre de 2018

¿Qué hay de lo mío?...

No suelo meterme en este blog a analizar temas políticos o económicos generales. Bastante tengo con los rincones de la política social a los que aplico mi mirada de Trabajador Social. Pero es que la dimisión de la Ministra de Sanidad (y de otras cuestiones menores como Consumo o Bienestar Social...) me ha sugerido reflexiones que he decidido compartir.


Bueno, más bien se trata de la no-dimisión. Porque la forma en que la Ministra ha renunciado a su cargo cuando se le ha acusado de haber obtenido su título de master de forma fraudulenta utilizando los privilegios que su condición de diputada le daban, más bien ha parecido un cese que una dimisión.

Y es que con el esperpento que hemos presenciado, primero negando y ratificando-se, y luego "dimitiendo" sin reconocer ningún error, ni pedir disculpas por ello, la clase política ha vuelto a perder una oportunidad de oro (otra más) para regenerar el ejercicio de la política.

Dicho ejercicio, al cual estoy convencido de que la mayoría de las personas (exceptuando algunos delincuentes y personalidades narcisistas) acceden con un honesto interés por mejorar la sociedad, viene acompañado de una serie de privilegios y prebendas tan difíciles de rechazar que corrompen con facilidad esa primera motivación altruista y la dirigen hacia intereses particulares. Así, la política se convierte en una carrera profesional que permite el acceso a bienes y servicios difíciles de obtener de otra forma.

En ocasiones, este acceso a dichos bienes y privilegios se convierten en la principal motivación y ejercicio del político/a; otras veces simplemente le acompañan. Pero siempre están, y los políticos, unas veces más conscientemente y otras no tanto, se benefician de ello. Incluso hay ocasiones que los pueden considerar como una especie de compensación al duro oficio de la política o los consideran tan inherentemente unidos al cargo que no les genera ningún conflicto ético acceder a los mismos.

Resistirse a esos privilegios exige del político de una integridad y una determinación más propios de los héroes mitológicos que de los pobres humanos que ejercen esa actividad, así que por mi parte, me abstendré de juzgarlos ni de exigir para ellos una pureza absolutamente inmaculada que yo no tengo.
Creo que la línea entre beneficiarse de esos privilegios y cometer algún delito es bastante ténue y deben ser los jueces quienes la determinen.

Dicho lo cual, considero que en el caso del máster de esta Ministra hay indicios razonables de haberla cruzado, así que su dimisión era inevitable. Lástima que lo haya hecho tan mal.

Hace ya algunos años escribí un par de entradas sobre cómo pedir perdón. Son "Me he equivocado" y "El perdón y la nada", escritas precisamente a raiz de acontecimientos donde diversos políticos y cargos públicos eran acusados de corrupción.

Creo que el próximo político que vaya a dimitir debería leerlas. Pero como dudo que lo haga, le haré un resumen: reconocer el error, no poner excusas, pedir perdón, repararlo si es posible y marcharse. 

Sencillo ¿no?

No obstante, dados los problemas que están causando a nuestros políticos los estudios de posgrado, le propondré a Wang que incluya este tema en los planes de estudio de su Máster.



martes, 11 de septiembre de 2018

La trampa de la complejidad

En mi última entrada parodiaba el diseño de muchas de las prestaciones y servicios que se implementan en Servicios Sociales para dar respuesta a diferentes problemáticas sociales. Más allá de las chanzas, toca ahora reflexionar sobre el porqué de estas ineficientes políticas.


La mayoría de estas problemáticas, desde las más extensas como la pobreza o la desigualdad, la violencia contra la mujer, el maltrato y abuso a la infancia, la integración de inmigrantes... hasta las más concretas como el fracaso escolar, la soledad en que viven (y mueren) muchos de nuestros ancianos... son abordadas por los gestores de la política social mediante una combinación de dos factores: un análisis simplista de las causas de la problemática y de las medidas para solucionarla, acompañado de un complejo diseño en el planteamiento y desarrollo de esas medidas.

Sobre la simpleza en los análisis, pongamos algunos ejemplos recientes:

Sobre la complejidad con la que luego se diseñan las medidas con las que se piensa intervenir en la problemática, gran parte de las razones para ello las encontramos en esta entrevista a Félix Talego, profesor de Antropología Política de la Universidad de Sevilla, denunciando la "carrera de obstáculos" en que deliberadamente se han convertido las Rentas Mínimas de Inserción, ineficaces para solucionar las situaciones de pobreza, pero muy eficaces para castigar al pobre y mandar al resto de la sociedad un mensaje ejemplarizante.  Recomiendo que la leáis porque habla muy claro, y eso es algo que a veces echamos en falta.

La combinación del mensaje de las prestaciones como "derecho social"  (ver mi entrada "El corral") y la impúdica burocracia y exigencia de requisitos con las que se desarrollan es absolutamente perversa y responde a una especie de "conciencia social" a la que gran parte de la ideología neoliberal ha conseguido colonizar.

El mensaje fundamental se resume así: si eres pobre, si estás atravesando alguna situación de dificultad o incluso si tienes algún problema relacional, la culpa es tuya. No te estás esforzando lo suficiente o tus actitudes han provocado la situación. Aplíquese este mensaje en toda situación: al inmigrante que sólo quiere vivir de las ayudas que "les damos", a ese pobre menesteroso que no encuentra trabajo porque es un vago, o a esa mujer que "algo habrá hecho" o "algo pretende" si la han agredido....

Por lo tanto, vamos a ayudar a todos estos sectores de población, pero poco. Presupuestos escasos o muy contenidos. Ni hablar de incrementar estructuras o profesionales, medidas reactivas que sabemos que no sirven, pero se identifican claramente. Y sobre todo, mucha y compleja burocracia que contenga el gasto y fiscalice la vida de los destinatarios.

O empezamos a plantearnos seriamente que este no es el camino y a denunciar estas delirantes y perversas políticas sociales, o nos acostumbramos a vivir (si no lo hemos hecho ya) presenciando el incremento de todas estas (y otras) problemáticas.

Claro que para ello es previo un cambio en la mirada hacia dichas problemáticas para la que, como sociedad, tal vez  aún no estamos dispuestos.

jueves, 30 de agosto de 2018

Pobreza menstrual

Hace unos meses escribí una entrada en este blog sobre la perversidad que supone el ponerle apellidos a la pobreza. Lo que nunca pensé es que, dentro de la multitud de adjetivos con los que se está poniendo de moda acompañar el término, encontraríamos el de "pobreza menstrual".

 
 En dicha entrada "Pobreza Pérez", reflexionaba entre otras cosas sobre cómo el trocear y parcelar las situaciones de pobreza mediante esos calificativos es causa y consecuencia de una política social incapaz de abordar integralmente el problema y dirigida más bien a paliar o trabajar con las consecuencias de la pobreza, y no con sus causas. 

Pero esto de la "pobreza menstrual" me parece ya rizar el rizo. Los medios de comunicación lo están denominando así a raíz de la noticia de que en Escocia (ver noticia), han decidido facilitar a las mujeres que lo necesiten el acceso a estos productos higiénicos. 

La noticia no habla demasiado de cómo se va a implementar esa medida, pero parece ser que para no estigmatizar a las beneficiarias han tomado la decisión de entregar tampones y compresas de forma gratuita a todas las estudiantes del país.

Personalmente respeto esta medida, pues considero que los gastos en estos productos higiénicos suponen para muchas familias una dificultad en la que deben ser ayudadas, y aunque no estoy de acuerdo con el modelo de implantación (preferiría una suficiente política de garantía de ingresos para las familias combinada con una regulación de los precios en los productos de primera necesidad), sí me parece que contiene algunos elementos positivos, como el de cierta universalización, el citado de no estigmatización, el de no hacerlo a través del sistema de servicios sociales...

De todas formas, en nuestro país no creo que vayamos a copiar a los escoceses. Aquí tenemos nuestro propio sistema para hacer las cosas, y en el caso de que decidiéramos poner en marcha alguna medida al respecto, lo haríamos más o menos de la siguiente forma:
 .
Todo comenzaría con un Decreto elaborado por el Gobierno de la Nación con una larga y prolija explicación sobre lo conveniente y progresista de la medida. 

En dicho Decreto se determinarían las posibles beneficiarias, que se dividirían en seis subtipos mediante una combinación de sus capacidades económicas y las características y duración de su menstruación. Según su capacidad económica (personal y/o familiar según se trate de menores o no) se dividirán en mujeres vulnerables o mujeres muy vulnerables y según las características de la menstruación serán divididas en cortamente menstruantes, largamente menstruantes o irregularmente menstruantes.

Para cada subtipo se establecerá un porcentaje de financiación que podrá ir desde el 50% hasta el 90% del precio medio del coste mensual en este tipo de productos calculado para el mismo y que será delimitado por el Gobierno de forma mensual teniendo en cuenta la situación del mercado en cada momento. Para el cálculo del precio se aplicará un factor de corrección en función de si la mujer reside en el medio rural o el urbano.

Las mujeres que quieran acceder a estas prestaciones deberán acudir a los servicios sociales de su zona a solicitarlas. En función del estudio de la capacidad económica y del informe médico preceptivo que tendrán que aportar sobre las características de su mensturación, los servicios sociales establecerán el subtipo al que pertenecen y el porcentaje de financiación. Para el cálculo del porcentaje se establecerán y aplicarán por parte de los servicios sociales los correspondientes coeficientes en función de si se trata de mujeres víctimas de violencia, con alguna discapacidad, familias monomarentales y otras.

La concesión de la prestación será durante un año, (pudiendo ser revisada en cualquier momento, claro), durante el cual la entidad local titular de los servicios sociales ingresará cada mes al establecimiento elegido por la usuaria la cantidad resultante del porcentaje concedido. Sólo podrán elegirse los establecimientos que hayan firmado previamente un convenio con la entidad local en el cual, entre otras cosas, se garantice la confidencialidad de los datos. El Gobierno proporcionará un modelo de convenio para dichas situaciones.

De forma mensual el establecimiento remitirá un listado con las mujeres beneficiarias y el gasto efectuado en cada una de ellas a los servicios sociales de la zona. Dichos servicios sociales compararán dichos listados con las facturas que, tras efectuar la compra, la mujer beneficiaria debe entregar a los mismos. Así se comprobará mensualmente el adecuado destino de los fondos.

Una vez acreditado el destino y certificado correctamente el gasto, la entidad local remitirá dichos listados y toda la documentación a su comunidad autónoma, quien financiará a la entidad local un porcentaje entre el 50% y el 75% de los gastos efectuados según los subtipos de mujeres beneficiarias.

-¡Mucho mejor que los escoceses!, me ha espetado Wang cuando se lo he explicado, al tiempo que me preguntaba si también se financiaría de algún modo la copa menstrual a las mujeres pobres.

-No lo se, Wang, -le he contestado-. Habrá que crear alguna comisión al respecto.



miércoles, 22 de agosto de 2018

Retazos de una infancia cualquiera



A veces mi papá vuelve a casa y nos trae regalos. En cuanto entra por la puerta mi mamá le grita, pero yo creo que como también le trae regalos a ella enseguida se le pasa el enfado. Entonces mamá nos dice que cuidemos de nuestra hermana pequeña y se meten abrazados en la habitación, mientras nosotros nos quedamos viendo la televisión.

Cuando salen es divertido, porque nos vamos todos juntos a cenar hamburguesas. En casa no comemos nunca hamburguesas, sólo leche con galletas y macarrones. Bueno, a veces mi mamá hace garbanzos, pero a mí no me gustan porque llevan un chorizo que pica.

 Luego Cata y yo nos echamos a dormir en el sofá mientras papá y mamá duermen con el bebé. Cata es mi hermana mayor. Tiene doce años y siempre está discutiendo con mamá. Cuando mi mamá se pasa todo el día en la cama, es ella quien nos cuida y nos hace la comida. A mí no me gustan esos días porque no vamos al cole y Cata es muy mandona.

Por la mañana papá y mamá se levantan y yo ya sé lo que va a pasar. Siempre es lo mismo. Papá y mamá gritan y se empujan y el bebé llora mucho. Cata y yo nos escondemos detrás del sofá y nos tapamos los oídos. Entonces mi papá se marcha de casa insultando a mamá y dando gritos y portazos.

Una vez, cuando mi papá se fue vinieron unos policías a casa. Nos llevaron a un sitio donde nos hicieron muchas preguntas y no vimos a papá en mucho tiempo.

Mamá está siempre triste y enfadada. Creo que está triste porque dice que papá no nos quiere, aunque también dice lo mismo de los abuelos. Dice que no nos ayudan porque no nos dan dinero y no podemos encender la estufa porque gasta mucha luz.

Para poder encender la estufa tenemos que ir a unas oficinas donde hay una señora muy simpática. Siempre me da caramelos. A veces mi mama sale contenta después de estar con ella y otras veces enfadada, porque dice que ella tampoco nos ayuda a encender la estufa. A mí me gustaría que papá, los abuelos y esa señora se pusieran de acuerdo y nos pagaran la luz. Así estaríamos calientes y mamá no estaría siempre enfadada y gritándonos.

Esa señora de la oficina es la misma que vino con los policías el día que mi papá se fue mucho tiempo. Viene algunos días a casa. Yo sé cuando va a venir porque mi mamá lava los platos de la cocina y hace las camas. Mamá y ella hablan un rato. Yo no les escucho, pero creo que hablan mucho de Cata y de que se porta mal en el colegio. Yo no me porto mal en el colegio, así que supongo que no hablarán de mí, pero a mí no me importa.

Algunos días de esos en que mi mamá no se levanta de la cama viene a casa otra señora. Dice que es amiga de mi mamá, pero a mí no me gusta porque huele a vino y a tabaco. Entonces viene a casa su hijo, que es muy mayor y se queda con nosotros mientras mamá y su amiga se marchan de casa. Se llama Marco y dicen que se queda para cuidarnos, pero sólo fuma y ve la televisión. A Cata no le gusta que Marco venga a casa. Yo creo que teme que le haga algo a ella o al bebé porque mientras está en casa Cata tiene en brazos a mi hermanita todo el rato.

Cuando mamá y su amiga vuelven por la noche no se les entiende lo que hablan y tropiezan con todo. Esas noches también dormimos en el sofá, porque es Marco quien abraza a mi mamá y se mete con ella en la habitación. Cuando Marco y su madre se van por la mañana, mi mamá tarda mucho tiempo en levantarse y está todo el día llorando.

Para no llorar tanto mi mamá toma unas pastillas que le da un médico al que vamos algunas veces. Un día ese médico me hizo también a mí un montón de preguntas y luego mi mamá esa noche también me dio una pastilla. Me dijo que era porque así me portaría bien. Pero yo creo que ya me porto bien, porque mi mamá ya no me las da. O a lo mejor se le ha olvidado.

Un día Cata me dijo que quería irse de casa. Cogió una bolsa con ropa, la muñeca que tanto le gusta y se fue a la calle, pidiéndome que no le dijera nada a mamá. Pero el bebé lloraba mucho y tuve que despertarla y decírselo. Mi mamá llamó a la policía y luego trajeron a Cata a casa. Mamá y Cata lloraban y se abrazaban mucho.

Al día siguiente fuimos a la oficina de la señora que a veces nos paga la luz. Había otras personas que no había visto nunca, pero también eran simpáticos. Me preguntaron muchas cosas otra vez. No sé por qué lo hacen, yo siempre les cuento lo mismo. Me parece que a Cata le preguntaron si quería irse con ellos. Debió decir que no, porque volvimos todos a casa. A lo mejor quiso quedarse porque tenía que cuidar del bebé.

Ahora viene a casa algunos días otra señora que habla con Cata y mi mamá. También ha venido al colegio y ha hablado conmigo y con mi profesora.  Debe ser porque a veces me pongo nervioso y les pego a mis compañeros, pero es porque se meten conmigo. No me importa porque mi profesora siempre me defiende. Una vez discutió con la mamá de otro chico porque dijo que yo era un niño malo.

Pero yo no soy malo. Y Cata tampoco.

¡Ah!, se me olvidaba... yo me llamo Miguel y a veces mi papá vuelve a casa y nos trae regalos.

martes, 7 de agosto de 2018

Nuevas (o no tanto) pesadillas de verano

Durante el verano suelo escribir poco. Ni la luz, ni la temperatura, ni el ambiente general en el estío favorecen demasiado las reflexiones que intento hacer sobre las cuestiones sociales que nos ocupan en este blog. Pero como todos los veranos, suelen darse noticias cuya repercusión en lo social nos obliga a comentarlas, aunque sea casi a modo de crónica.


Y como ya os confieso que mis procesos reflexivos se adormecen un poco en esta época, voy a apoyarme en mis procesos emocionales para comentar los principales sucesos que están interpelando mi sensibilidad durante estas semanas.

TRISTE. Una profunda tristeza es lo que siento ante el caso de Juana Rivas, esa madre que decidió desafiar a todo el sistema judicial desde su posición de víctima de violencia conyugal y en su convencimiento de proteger a sus hijos.

Ya escribí el año pasado en esta entrada sobre mi discrepancia con la estrategia de desobiencia judicial que estaba utilizando y con el movimiento que la alentaba. Me parecía que el riesgo de que consiguiera lo contrario de lo que pretendía (convivir y proteger a sus hijos) era demasiado alto y ahora que la sentencia que se ha emitido la condena a prisión y le retira la patria potestad de los mismos durante varios años, no puedo evitar pensar en el dolor que puede estar pasando esta mujer ante la posibilidad de no estar presente más durante la infancia de los mismos. 

Por otra parte, no dejo de preguntarme cómo estarán viviendo todo esto los niños, cómo vivirán el alejamiento de su madre y qué repercusiones tendrá todo esto en sus vidas, tanto más cuanto todo el conflicto está siendo expuesto mediaticamente y su registro en las redes estará a su alcance en todo momento. Creo que su desarrollo va a estar marcado por este sufrimiento.

Más allá de posibles recursos, peticiones de indulto, estrategias personales y colectivas... creo que en esta lucha nadie ha ganado y las víctimas (la madre por un lado, los niños por el otro) tan sólo han visto incrementado su sufrimiento y malestar. Espero que no siga acrecentándose más.


PREOCUPADO. No sé si es una apreciación mía o responde a una realidad, pero cada vez veo más extendidos y frecuentes los mensajes xenófobos y racistas e incluso la apelación a ciertos modos de violencia para resolver las situaciones de conflicto entre culturas. No estamos dispuestos a compartir nuestro privilegiado e inmerecido trozo de pastel del que disfrutamos y proliferan los mensajes de miedo y rechazo al extranjero o al diferente, al cual atribuimos el deterioro de nuestro precario bienestar.

Si el odio se legitima nuestra dignidad como sociedad estará comprometida.

ENFADADO. Mis conocimientos de derecho penal son ciertamente escasos, pero no acierto a comprender cómo  los componentes de ese asqueroso grupo (me niego a llamarlos por el apelativo con el que se les conoce) que han sido condenados a nueve años de prisión como autores de un delito  abuso sexual se encuentren en libertad. Por más que la sentencia no sea firme, por más que se diriman conceptos como la reiteración delictiva o la posibilidad de fuga... no lo entiendo. No lo entiendo, y me enfada.

Tanto como el episodio de los másters y titulaciones universitarias "regaladas" a modo de prebendas a ciertos políticos que, creyendo ser poseedores de los más rancios privilegios, no han dudado en aprovecharse de los corruptos resquicios del sistema para beneficiarse individualmente, al mismo tiempo que deterioran otra más (y ya van unas cuantas...) instituciones colectivas (en este caso la educación universitaria).


Y CONFUSO. Ante el cada vez más deteriorado Sistema de Servicios Sociales y el irrelevante papel de la atención primaria dentro de él. La problemática social, (y entiendo por tal principalmente los fenómenos convivenciales y relacionales) que deberían ser el objeto principal del sistema, no está siendo adecuadamente atendida.

Creo que es urgente construir otro Sistema de Servicios Sociales, redefinido desde sus cimientos en un nuevo marco de política social y estructurado en base a una atención primaria potente, que sea capaz de responder a los desafíos convivenciales actuales.

En cuanto bajen las temperaturas, Wang y yo seguiremos reflexionando sobre ello.