miércoles, 17 de mayo de 2017

¿Viva el Trabajo Social?

Aún ando sorprendido por la repercusión de la entrada que he escrito sobre la muerte del Trabajo Social. A las pocas horas de publicarla ya tenía miles de lecturas y yo ya había perdido el hilo de los comentarios y ramificaciones que se iban generando en las redes.


¿Nuevo Trabajo Social?
Así que ahora, con las aguas un poco más quietas, considero preciso hacer algunas aclaraciones. Por un lado, (y mucho más allá de las licencias con las que a veces, aconsejado por Wang, adorno mis escritos para impactar y llamar la atención), la sensación de haber dado en la diana. Algo del problema que he señalado está conectado a la actualidad de la profesión, pues ha generado importantes debates con posiciones bastantes polarizadas.

La pérdida de espacios propios de nuestra profesión es alarmante y se encuentra en progresión constante. Es un hecho y un problema sentido y reconocido que no estamos abordando con eficacia.

No me sirven los argumentos de que el retroceso de nuestra profesión se refleja sólo en los servicios sociales públicos. La iniciativa privada no es la quintaesencia donde se conservan los principios de nuestra disciplina, ni el ejercicio libre de la profesión el lugar donde se reinventará... de la misma manera que tampoco son los servicios sociales públicos los creadores ni conservadores del verdadero Trabajo Social.

El deterioro y retroceso del Trabajo Social en el sistema de servicios sociales es evidente. Aún se conservan espacios donde profesionales desarrollan funciones e iniciativas dignas de nuestra profesión, pero cada vez más esos espacios comienzan a parecerse a la aldea gala de los tebeos de Asterix.

Y también es cierto que en ONG's y en el ejercicio privado hay compañeros que desarrollan actividades de gran valía, pero no es menos cierto que en muchas ocasiones desarrollan funciones y tareas que se parecen al Trabajo Social tanto como los huevos a las castañas.

Y es que el debate no es público o privado. Respeto profundamente el Trabajo Social que se realiza en la iniciativa social o privada. De la misma manera que pienso que, en nuestra historia reciente, el Trabajo Social ha estado indisolublemente unido al desarrollo de los servicios sociales públicos y a éstos tenemos unido nuestro destino.

Más allá del contexto en que desarrollemos nuestro trabajo, como profesión no podemos permitir el deterioro del sistema público de servicios sociales, y dentro de él, del papel fundamental y protagonista de nuestra disciplina. Del mismo modo que los médicos lo ejercen dentro del sistema de salud o los maestros en el educativo. 

Lo diré sin ambages, por poner un ejemplo. En Servicios Sociales y en todas las agencias o instituciones dedicadas a la acción social todos los puestos de coordinación y dirección deberían estar ocupados por trabajadores sociales. No podríamos ni pensar en cualquier otra posibilidad. Lo mismo podríamos hablar de la Universidad, donde el profesorado y los puestos de dirección en las Facultades de Trabajo Social deberían ser ocupados mayoritariamente por trabajadores sociales.

Y si no me vale el argumentario público-privado, tampoco me sirven las posturas idealistas, entusiastas o románticas con las que se defiende la profesión. Lo de "somos agentes de cambio, creámoslo", o lo de que "mientras haya una persona que necesite ayuda, ahí estará el Trabajo Social", están muy bien como slogans o alharacas, pero no sirven de nada al desarrollo de nuestra disciplina y en ocasiones son utilizados tan inapropiada como infantilmente.

La última cuestión que quería aclarar es la crítica a la iniciativa solidaria propiciada por una asignatura en los estudios de Trabajo Social de la Universidad de Zaragoza. El evento consiste en recoger ropa durante una semana destinada a personas sin techo de la localidad, y ha sido publicitado como una magnífica forma de ayuda a un colectivo tan desfavorecido como el de estas personas con el que se ha implicado toda la Universidad.

Con lo que hemos peleado Wang y yo en este blog y en otros sitios contra iniciativas de este estilo, denunciando la perversidad de estas formas de acción social benéfico-asistenciales (y recibiendo montones de críticas por insolidarios), presenciar cómo son alentadas desde la Universidad es (paradoja) desalentador cuando menos. 

Lamento que estos alumnos (y sobre todo los profesores que los deberían orientar) se hayan dejado seducir por el mensaje navideño de nuestra flamante Ministra de Servicios Sociales más que por las entradas de este blog.

Y dado que las razones de mi tristeza, verguenza y desaliento están contenidas en muchas de esas entradas, me atrevo a recomendar, a quien le interese, algunas de ellas:


Y una, especialmente dedicada a quien me lea desde la Universidad: De la ciencia a la caridad

Con la esperanza de que algún día podamos gritar, como en la sucesión de las monarquías medievales "El Rey ha muerto, viva el Rey" "El Trabajo Social ha muerto, viva el Trabajo Social", me despido del debate agradeciéndoos los múltiples comentarios y críticas recibidos y esperando no haber herido a ninguno de los magníficos profesionales que a lo largo del Estado desarrollan su labor.

domingo, 14 de mayo de 2017

El Trabajo Social ha muerto

No somos pocos los profesionales que estamos preocupados por la deriva que los Servicios Sociales han tenido en estos últimos años, con un fuerte retroceso hacia formas de acción social que creíamos superadas y un protagonismo inusitado del más rancio asistencialismo y de la más retrógada beneficencia.


Pero siendo importante, siento que ese no es verdadero problema. Lo que de verdad me importa es la posición que el Trabajo Social está tomando al respecto. Y es para hacérnoslo mirar.

El retroceso del Trabajo Social en el Sistema de Servicios Sociales y en el resto de Sistemas Públicos de Protección Social es alarmante. Y no por la presencia, que también, sino por sus prácticas.

Salvo excepciones (que lamentablemente son sólo eso, excepciones), los Servicios Sociales se han convertido en una gestoría de prestaciones (la mayoría económicas). Se nos llena la boca de frases como "garantizar derechos" cuando en el fondo a lo que nos referimos es que el ciudadano reciba la mayor prestación o servicio posible de entre aquellos que regulan las dispares y complicadas normativas. Y entre las dos cosas hay una gran diferencia en la que nos vemos atrapados y confundidos.

Y en esa confusión, hemos reducido la  función del Trabajo Social a navegar por ese inextricable mundo de órdenes, normas y reglamentos contradictorios realizando principalmente unas tareas burocráticas en las que lo más cercano a funciones técnicas como por ejemplo, la valoración, es certificar la pobreza (o insuficiencia de medios económicos) de los solicitantes de las prestaciones correspondientes. Lamentable, pero cierto.

Anclados en esas tareas, hemos abandonado progresivamente otros territorios que siempre han estado ligados a nuestro ADN como profesión. Como el Trabajo Social de casos (Belén dixit), o todo lo que podamos definir como terapéutico (que cada vez más abandonamos en manos de médicos o psicólogos). O las funciones educativas y/o de acompañamiento (cuyo protagonismo está siendo asumido por educadores sociales, enfermeros...). Y  podríamos seguir.

Hemos permitido que el resto de profesiones asuman estos territorios y hemos dejado que sean ellas quienes definan el nuestro, relegándonos a esas funciones burocráticas en las que cada vez somos más prescindibles. No hemos sido capaces de defenderr la transdisciplinariedad y en este mundo neoliberal e individualista, hemos renunciado a nuestro trozo de tarta. Noble sacrificio si no fuera porque la intervención social se ha empobrecido hasta niveles insostenibles.

Progresivamente, he ido perdiendo toda esperanza de que consiguiéramos revertir la situación. E iluso de mí, confiaba que uno de los últimos bastiones era la Universidad. Quería creer que en ella, las nuevas hornadas de profesionales se estaban formando científica y críticamente, y que saldrían al dificil mundo laboral pertrechados con algunas armas para hacer frente al desafío de evitar que desaparezcamos. 

Pero escribo todo esto profundamente entristecido por darme de bruces con la realidad al saber la noticia de que alumnos del Grado de Trabajo Social en Zaragoza se han lanzado a organizar una iniciativa asistencialista confundiendo solidaridad con beneficencia. Os cuelgo la noticia, avergonzado por la imagen que transmite de nuestra profesión.

Creo que como profesión, estamos muertos. Y tal vez, como en la película de Amenabar, estemos en una realidad paralela en la que no nos hemos dado cuenta todavía.




lunes, 8 de mayo de 2017

Pequeñeces



Desde la pequeña ventana con la que analizo el mundo sé de sobras que mis reflexiones son a menudo erradas y no pueden generalizarse. Hablo siempre desde las sensaciones que me proporciona mi experiencia y mi práctica profesional, y aunque sé que en ellas hay cuestiones que son generalizables, no es menos cierto que se trata de una limitada y pobre (por escasa) porción de la realidad.


Saturno, de Rubens.
Naturalmente, procuro estar al tanto de las teorías y estudios que se publican o aparecen sobre los diferentes aspectos de la realidad social que contemplo, así como de las experiencias y prácticas que otros profesionales deciden compartir. Todo ello me da alguna clave de lectura para discernir y discriminar las tendencias que me parecen importantes, aunque sé que mis diagnósticos en estos terrenos no pasan de ser opiniones tan fundamentadas como discutibles.

Así pues, con todas las reservas y cautelas que mi pequeña condición me proporciona, paso a señalar una de esas tendencias.

Se trata de la situación actual de la infancia y de la adolescencia en nuestro país. Y más concretamente, de la situación de violencia que esta infancia está sufriendo. Y no me refiero al insoportable y escandaloso índice de pobreza infantil, una agresión de proporciones indignas para cualquier país que quiera denominarse como desarrollado. Hablo de una violencia mucho más cercana, tan dañina o más que la anterior y que, aunque influida por ésta, no deja de ser una realidad diferente y separada de la misma.

Hay demasiados niños, niñas y adolescentes que no están siendo bien tratados en sus familias. Y es una apreciación independiente del espectro socioeconómico en que se encuentre dicha familia. En todos los niveles encuentro niños absolutamente cosificados por los adultos, que no son mirados como individuos diferentes, sino como instrumentos al servicio de las necesidades emocionales de esos adultos.

A estos niños se les alimenta y se les proporciona cobijo. Cualquier observador externo diría que se les cuida. Se les proporciona actividades de ocio, se les da educación… Se les atiende, pero sólo en apariencia.

Creo que el mundo adulto está demasiado atribulado y va demasiado rápido, atropellando a la infancia a su paso. Las verdaderas necesidades emocionales de estos niños y niñas no son cubiertas, pero intentan ser compensadas con otras, habitualmente materiales y en ocasiones de una forma tan despreocupada como desorganizada y exagerada.

En otras ocasiones, este mundo adulto tiene graves carencias cuya satisfacción se exige y se espera que proporcionen esos niños y niñas, en una tarea tan injusta como imposible.

Desde ambas posiciones estos niños verán cómo sus necesidades reales no son cubiertas, pero de una manera tan confusa y negada que difícilmente identificarán. Pero sí sufrirán.

Sufrimiento que expresarán mediante diversos problemas, habitualmente de comportamiento, que los introducirán en unos círculos cada vez más perversos de desatención y maltrato. En ocasiones serán acallados mediante medicación. En otras serán tildados de niños tiranos o desagradecidos, en una curiosa forma de revictimización e invirtiendo el papel de víctimas (lo que son) por el de verdugos (de lo que se les acusa). En demasiadas veces el comportamiento será controlado con violencia, de mayor o menor nivel de intensidad, pero siempre violenta.

A mi juicio, se trata de una auténtica epidemia. Niños no mirados, no reconocidos, no guiados. Confusos, sufrientes, culpados, dolientes, anestesiados. Y es una epidemia no reconocida, pues siempre es negada esta realidad. ¡Cómo puedes siquiera insinuar que no trato bien a mis hijos!

Todo el mundo, todas las familias, todos los padres dirán lo mucho que quieren a sus hijos. Pero para amar, no basta querer hacerlo. Hace falta saber. Y hace falta poder.

Hay padres que no quieren a sus hijos. De éstos, la gran mayoría quieren o quisieran quererlos, pero no saben, o no pueden hacerlo.

Las funciones que conlleva el amor a los hijos son algo complejo. Por un lado todas las funciones nutricias, como el reconocimiento, la filiación y el afecto, necesarias para crecer. Por otro, todas  las funciones que tienen que ver con la socialización, los límites y las habilidades relacionales, imprescindibles para encontrarnos con otros y convivir en sociedad. Y todas ellas en un entorno de seguridad, protección y cuidado.

Desarrollar todas estas funciones sobrepasa la capacidad de muchos padres y, en diversos grados y matices, encontramos en ellos posturas dentro del contínuo del maltrato: desde el más sutil (pongo por caso, la sobreprotección) hasta la más cruda de las agresiones físicas. Y en este contínuo un común denominador: el niño o la niña no importa en sí, sino en función de las necesidades del adulto. Y otro: la negación.

No quiero decir con esto que toda la infancia esté siendo maltratada. Pero sí un alto porcentaje de la misma. Mucho más de lo que pensamos. Mucho más de lo que nos atrevemos a reconocer. Mucho más.

Pero, como en tantas otras cuestiones… preferimos mirar a otro lado. Lo contrario sería afrontar nuestras miserias y quedar al desnudo con nuestra ignominia.

lunes, 1 de mayo de 2017

Cinco años de Blog

Mañana, dos de mayo de 2017, este Blog cumple cinco años.


Cinco años de Blog, 222 entradas publicadas, más de 170.000 visitas (espero que muchas lecturas entre ellas), innumerables comentarios en el blog y en las redes sociales, muchos amigos y amigas, contactos, algunas críticas, muchos agradecimientos...

De todas estas cosas, y de muchas más, ha estado hecho el viaje que Wang y yo hemos hecho durante estos cinco años, con alguna parada técnica incluida, casi de modo ininterrumpido.

En él, nos hemos dedicado a analizar durante estos años el inextricable mundo del Trabajo Social y los Servicios Sociales, dentro del marco de una Política Social tan predecible como incomprensible.

Hemos tocado también algunos aspectos colaterales, las ideologías, la convivencia y relaciones humanas. Incluso de vez en cuando nos hemos permitido compartir alguna cuestión personal.

Atribulados como corresponde a nuestro tiempo y al tener que navegar muchas veces en aguas revueltas, nos hemos removido ante muchas situaciones de dolor, nos hemos esperanzado ante algunas decisiones o noticias y nos hemos desesperado ante muchas más de ellas.

La guía de nuestro viaje ha sido siempre el construir. Hemos intentado aportar algo: nuestra experiencia, alguna idea, una llamada de atención o una caricia...  No siempre lo hemos conseguido (a veces Wang es más ácido de la cuenta y yo más pesimista e irascible de lo necesario...) pero a fe que hemos intentado aportar nuestro granito de arena para consolidar y desarrollar ese Sistema de Servicios Sociales que consideramos imprescindible para el Bienestar Social.

Hemos tenido que lidiar con algunos miedos y salvar algún obstáculo, pero ahí hemos estado luchando para que nuestra pequeña voz se oiga junto a otras muchas en ese apasionante reto de construir una sociedad un poco más justa y donde todos podamos vivir con más dignidad.

Y para celebrar estos cinco años y agradeceros vuestra paciente y estimulante compañia, Wang y yo hemos creído conveniente tener un detalle con vosotros.

Se trata de los artículos de este blog, editados en formato pdf y divididos por años. Hemos pensado que a lo mejor os apetece tenerlos y poder leerlos en este formato o consultar alguno concreto de ellos. En cualquier caso, si alguna idea o reflexión de las muchas que hay en estos artículos os sirve para algo y podéis utilizarla para el desarrollo del sistema de servicios sociales o del trabajo social, es vuestra. No hace falta ni que citéis la procedencia.

Así que aquí os dejo los enlaces para que podáis descargaros los documentos.


Tribulaciones Año I (2012)
Tribulaciones Año II (2013) 
Tribulaciones Año III (2014)
Tribulaciones Año IV (2015)
Tribulaciones Año V (2016) 
Tribulaciones Año VI (2017)

Tribulaciones Completo (2012-2017)

Cada documento contiene los artículos escritos ese año. Si pincháis en los títulos del índice, os llevará directamente a cada uno de ellos. En cada artículo también tenéis el enlace a la entrada original del blog, donde podréis ver también las ideas y reflexiones de quienes han comentado las entradas.             


Wang y yo nos sentimos muy afortunados de que hayáis viajado con nosotros durante estos años... ¡Sigamos el viaje! Y como dicen los de Seguridad Social en esta canción:

vamos a hacer el camino
con decisión y coraje
sin pensar que el viaje
llegue a su destino

lunes, 24 de abril de 2017

La intervención social ¡vaya circo!



Abordo hoy un tema relativo a la intervención social, más hacia terrenos técnicos que políticos, para el que os confieso que no tengo respuestas. Lo que van a continuación son sólo preguntas y reflexiones, sin ninguna certeza y sí con alguna preocupación.


El tema en cuestión, sobre el que suelo reflexionar a menudo, tiene que ver con el trabajo social de casos y la hago desde mi práctica en este tipo de intervención social.

Lo que suelo encontrarme es que, ante un caso de tipo social (cualquier tipo de violencia familiar, personas en situación de riesgo por diversas causas, familias en situación de exclusión social…) la cantidad de profesionales y personas intervinientes es extremadamente elevada y con frecuencia, su implicación en el problema también.

Ello tiene que ver con algunas características de las personas o familias que atraviesan situaciones de dificultad, pero no nos detendremos ahora en ellas. Considero que la responsabilidad está más bien en ese contexto de intervención que crece sin guía ni control conforme el caso se desarrolla.

Esto es algo que sólo ocurre, al menos en este grado, con los problemas sociales. En otros terrenos, por ejemplo el sanitario, son muchos menos los profesionales intervinientes. Para la mayoría de los problemas médicos de cierta gravedad en este ámbito hay un par de profesionales en la atención primaria y otro par de profesionales en la atención especializada que sostienen el núcleo de la intervención. Si hay más profesionales son accesorios y subordinados a éstos.

Y además, esto es importante, con ligeras variaciones suelen coincidir en el diagnóstico y el tratamiento, al menos en sus líneas más generales. Naturalmente que hay discrepancias, pero no suelen ser la norma.

Al contrario que en nuestro “territorio”. En los problemas sociales, todo el mundo se siente legitimado para opinar e intervenir. La intervención social se construye bajo un paradigma pseudodemocrático, en el que todas las voces son legitimadas y todas las intervenciones bienvenidas. Así, independientemente de su procedencia (pública o privada, individual o institucional, del mismo o de diferentes niveles de la administración, profesional o voluntario…) los operadores van desarrollando sus intervenciones conforme a sus paradigmas e intereses.

A diferencia del sistema sanitario, donde, pongo por caso, a nadie se le ocurre que la voz de un curandero sea considerada igual que la de un catedrático de anatomía patológica, en el sistema de servicios sociales todas las voces tienen más o menos el mismo peso.

Profesionales de servicios sociales de atención primaria, atención especializada, voluntarios, miembros de asociaciones, curas, alcaldes, maestros, médicos, “activistas”, vecinos… Todos saben qué hay que hacer, quien debe hacerlo y cuándo y cómo debe hacerse. Naturalmente, cada uno piensa una cosa diferente.

Y no sólo eso. Entre la profesión y dentro del propio sistema, también ocurrirá algo parecido. Ante la misma situación, difícilmente se coincidirá en el diagnóstico (suponiendo que alguien se tome la molestia de desarrollar ese extraño paso intermedio entre la presentación del problema y su resolución). Cada profesional interviniente “echará la suya” y, legitimado como digo para intervenir, comenzará a desarrollar actuaciones de las cuales no necesita dar cuenta a nadie más allá de su propia institución (si pertenece a alguna). Además de todo ello, con frecuencia tenemos a gala contradecir el diagnóstico y cuestionar las intervenciones previas de otros colegas, ejerciendo un anti-corporativismo radical que nos apasiona.

Pero no descubro nada nuevo ¿verdad? Tanto es así que hace tiempo que hemos descubierto las dificultades que ello supone para la intervención social, que construida de esta manera, siendo generosos, la podríamos tildar de ineficaz.

Por eso hemos intentado aplicar algunas soluciones. En concreto hemos desarrollado dos: una cosa que hemos dado en llamar COORDINACION y otra PROFESIONAL DE REFERENCIA.

De cada una de ambas podríamos escribir unas cuantas entradas…Sobre algunos de los problemas de ambas ya escribimos una hace un par de años. "Fragmentación al cubo", que os invito a que leáis.

Personalmente, pienso que el desarrollo que esto del profesional de referencia está teniendo lo asemeja cada vez más a un titiritero-equilibrista. Un saltimbanqui enfrentado a una tarea de todo punto imposible y teniendo que saltar sin red en un circo tan roto y desvencijado como triste y decadente.

En cuanto a lo de la coordinación, en la propia definición llevamos las contradicciones. Vuelvo al ejemplo. ¿Debe el catedrático coordinarse con el curandero?

El verdadero problema para que ambas soluciones (o cualquier otra que pudiéramos imaginar) funcionen es que no se puede legitimar de igual manera todos los intervinientes en una situación social. Y eso sólo puede hacerse desde unas estructuras claras, donde se encuentren definidas las responsabilidades y competencias.

Desarrollo estructural y competencial que, en nuestro sistema, estamos lejos de abordar con la seriedad y la profundidad necesarias.