viernes, 8 de mayo de 2015

Guerras...

Este blog acaba de cumplir tres años. Nació un dos de mayo de 2012, fecha llena de resonancias guerreras. Y aunque como ya he comentado algunas veces no me gustan demasiado las metáforas bélicas, la verdad es que algunas veces describen con precisión las dinámicas sociales actuales. Así que nada mejor para celebrar el cumpleaños del blog que comentar una de ellas.


Marte, dios de la Guerra
Esa es la sensación que he tenido al leer la última entrada de Joaquín en su blog, ("¡No disparen al camillero!"). Me parece una atinada metáfora que, como digo, describe con precisión la dinámica social de los últimos años desde la perspectiva de los servicios sociales.

Así que nada mejor para celebrar el cumpleaños del blog que aprovechar la sugerente imagen que la metáfora nos proporciona y dar forma a algunas reflexiones que vengo rumiando hace un tiempo.

Y es que tengo la sensación de que en esta guerra hemos perdido ya demasiadas batallas. La primera, a mi parecer, fue renunciar a la construcción de un sistema público de servicios sociales sólido. La ausencia de una ley general supuso que el sistema se construyera desde unas bases demasiado débiles y fragmentadas entre la multiplicidad de desarrollos locales y autonómicos que se iban desarrollando, más a golpes de ideologías y presupuestos, que del verdadero análisis de necesidades que el valor de la proximidad local podía proporcionar.

Así, nunca hemos podido hablar de un verdadero catálogo de prestaciones y servicios del sistema y  donde se ha intentado, la indefinición y condicionalidad de los mismos ha impedido otra cosa que no fuera confusión.

Desde el Trabajo Social, tampoco hemos sabido estar a la altura. Aguantamos durante muchos años este tímido (y timorato) desarrollo del Sistema Público. No han faltado voces entre la profesión que incluso cuestionaban la existencia de este sistema, criticando incluso su desarrollo y extensión.

De este modo años más tarde, cuando la crisis se cebó en nuestra sociedad, se encontró con un Sistema Público de Servicios Sociales absolutamente ineficaz e incapaz de responder a las necesidades de la población ni de resistir u oponerse a los recortes que los gobernantes ejecutaban en su interior.

El resultado lo hemos ido comentando estos años en el blog. Hemos retrocedido de la ciencia a la caridad, (ver entrada) y el Trabajo Social ha sido relegado a esa función, la de camilleros.

Nada de participar en la batalla ni diseñar estrategia alguna para minimizar las bajas o ser más eficaces en la misma. Camilleros, y cada vez más escasos. Nada de organizar los hospitales, ni la retaguardia, ni el modo de recoger a los heridos. Camilleros y cada vez con menos medios. Nada de participar en las negociaciones para que la guerra acabe o para que el conflicto se pueda resolver por otros medios. Camilleros y cada vez más confusos, divididos y quemados.

Marte, en la puerta de París de la ciudad de Lille
La imagen de camilleros corriendo por el campo de batalla sin orden ni concierto, sin norte ni guía, sin saber qué heridos recoger y dónde llevarlos es una imagen bastante descriptiva de nuestra profesión hoy. 
Y en cuanto a lo de dispararnos o no, hace tiempo que no hay duda. Nos disparan y masacran por todos los lados y en los pocos casos que no lo hacen, ya nos apañamos nosotros sólos para dispararnos entre nosotros o en nuestro propio pie.

Y tengo la sensación de que el asunto no va a mejorar a corto plazo. Con el reparto de poderes que parece que saldrá de las próximas elecciones municipales y autonómicas, van a comenzar a  proliferar todavía más las medidas asistencialistas, descoordinadas y aisladas. Anticipo una auténtica explosión, un contundente bombardeo de las mismas, que arrasará lo poco que queda del Sistema de Servicios Sociales y con él, la escasa presencia de nuestra profesión.

Wang me dice que estoy algo pesimista. Es posible, porque considero que sólo hay dos medidas que pueden salvarnos: una Ley General de Servicios Sociales que constituya un Sistema Público sólido y estructurado y una Ley de Renta Básica Universal.

Y ya lo siento, pero no veo ni a corto ni medio plazo que ambas cosas puedan ser posibles. Wang dice que soñar con lo imposible es la manera de que tal vez suceda. Me gustaría que tuviera razón.

Hasta la próxima.

8 comentarios:

  1. Buena metáfora y muy buen comentario el de "dispararnos a nosotros mismos"... Yo tampoco soy muy optimista al respecto... Feliz finde y a descansar que las trincheras de esta ardua guerra nos esperan en un par de días. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pedro, en primer lugar felicidades por la constancia mantenida en estos 3 años.
    Y ánimos para aguantar muchos más en esta dura lucha. Yo prefiero pensar que no es mas que un cambio de ciclo y que volverán mejores tiempos, no sólo para el Trabajo Social y los Servicios Sociales, sino también y sobre todo para todas aquellas personas personas que están siendo abandonadas en la cuneta por este gobierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanma. Como dice José Manuel en el comentario anterior, yo tampoco soy demasiado optimista. Me gustaría pensar que es un cambio de ciclo, como dices, pero la verdad es que no lo veo. Veo un deterioro constante y mantenido en el que los servicios sociales y el Trabajo Social tardarán muchos años en recuperarse. Saludos.

      Eliminar
  3. Hola Pedro, a mí lo que más pena me da es que nos disparemos a nosotros mismos, lo de dispararnos en el pie, ya es cuestión demencial.
    Aunque tampoco me gustan mucho las metáforas bélicas, seguiremos en las trincheras hasta el final. Abrazotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Eladio. Nunca hemos sido una profesión demasiado corporativista, pero ultimamente estamos en un plan cainita que no nos favorece. Un abrazo también para tí.

      Eliminar
  4. Hola Pedro:
    Me animo a escribirte, ya que yo, como otros sólo somos espectadores de tu blog sin alzar el teclado.
    Te doy las gracias por el tiempo invertido, si dudas en algún momento de para qué, te diré que al menos una trabajadora social, yo, no tiró la toalla en esta batalla gracias a las personas que escribís y dais forma a nuestros contextos profesionales.
    Gracias por permanecer en la trinchera, por salir a pelear, por vencer batallas y perder otras, gracias por estar!!!
    Cierto que corren tiempo difíciles y que peor serán, esta brecha de pobreza no se salvará en años. Cierto que los disparos a veces no sabes de dónde vienen, cierto. Y que en ocasiones hasta yo desearía tener munición!!!.
    Pero es igual de cierto que este mundo de lo social se hizo para los que seguimos creyendo en el ser humano por encima de nuestras propias derrotas.
    Un abrazo compañero!!! Almudena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Almudena, por tus amables y animosas palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ánimo Pedro. Lo único que nos queda es la esperanza de que esto cambie algún día.
    Sólo nos faltaba que nos robaran la capacidad de soñar una profesión más completa...
    Seguimos en la brecha, en el camino y en las trincheras!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.