miércoles, 9 de abril de 2014

¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?

Que los políticos se han convertido en uno de los grandes problemas para nuestra sociedad es una opinión que vienen señalando diferentes encuestas. Y por extensión, el desprestigio de los mismos está suponiendo un peligroso descrédito (tal vez premeditado) de la función política en general.



Por que no me negaréis que las últimas actuaciones e intervenciones públicas de algunos de nuestros más señalados políticos tienen  un olor a urdida estrategia que tira para atrás.

Hace unos días se publicó el Informe de la Fundación FOESSA, de Cáritas. Un informe que habla de pobreza, de penurias, de familias y de niños pasándolo mal. De neveras vacías y de padres mendigando para dar de comer a sus hijos... De padres y abuelos renunciando a casi todo para alimentar a sus hijos. De padres desesperados, apelando avergonzados a nuestros sobrepasados servicios sociales, o a las exhaustas redes familiares y vecinales para salir adelante.  Una foto de gran parte de nuestra sociedad actual. 

Pues bien, ante semejante informe, nuestro ministro de Hacienda, en lugar de aprovechar la oportunidad para realizar autocrítica sobre los efectos de sus políticas o, al menos, manifestar algo de empatía por las difíciles situaciones de las que dicho informe es el reflejo, se dedica a reprochar y a enfadarse con los autores del mismo.

Al igual que la emblemática canción de Alaska de los años 80, que he tomado como título para esta entrada, eso parece haberles dicho el ministro a las entidades firmantes del informe. "¿Cómo habéis podido hacerme ésto?" "¿Cómo me habéis traicionado de esta manera?" "¿Cómo os atrevéis a dar semejantes datos?" ¿Acaso no sabéis (es el mensaje que les ha querido hacer llegar) que la pobreza es una consecuencia inevitable de la crisis y que nuestra gestión política es impecable y nada tiene que ver con los datos que daís?" 

La insensibilidad ante la pobreza y el sufrimiento explica en parte esta actitud del ministro. Pero la descarada falta de autocrítica y la inexistencia de un mínimo reconocimiento o responsabilidad sobre el problema indican además un mensaje subterráneo: no es la política, no son los políticos quienes han de ocuparse de este tipo de problemas. 

Esta visión de la política que nos intentan transmitir se completa con otro tipo de mensajes: por ejemplo, el que ha dado Esperanza Aguirre con motivo de su desafortunada actuación cuando ha sido multada. En el fondo es un poco lo mismo: "¿Pero cómo osaís ponerme una multa a mí?" "¿Es que no sabéis que los políticos somos una élite llena de privilegios que no podéis poner en cuestión?"

Y es que esta buena señora, en lugar de aprovechar para reconocer un error y  transmitir un modo de ejercer la política humilde y humano, se sitúa por encima del bien y del mal y hace gala de toda su prepotencia para exhibir sus privilegios como representante público. 

Algunos me llamaréis paranoico, pero no creo que estas reacciones, tanto las del ministro como la de la ex-presidenta, sean fortuitas. Sólo pueden pretender conseguir el máximo descrédito de los políticos, y por ende, de la función que realizan. ¿La alternativa? Prefiero no pensarla, pero cada vez estoy más convencido de que muchos de nuestros gobernantes estarían mucho más a gusto con un estado totalitario.

 Y lo que más me preocupa es que este tipo de actitudes no se exhiben a nivel general por algunos de los más señalados políticos. No, se están extendiendo por todos los niveles políticos, incluso a nivel local. Mesianismos, prepotencia, caciquismo, insensibilidad... es lo que está consiguiendo hacer este Gobierno del ejercicio de la política. 

Ahora vamos a entrar en una serie de periodos preelectorales, desde las próximas elecciones europeas hasta las elecciones nacionales, pasando por las locales y autonómicas. Wang me dice que habrá que estar muy atentos, que como en los cuentos, los lobos suelen disfrazarse de corderos.
 
Os dejo con Alaska y Dinarama: ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?


4 comentarios:

  1. Esta semana también en otro blog que sigo el autor ha publicado una reflexión sobre Aguirre. Viene a llamar a su actitud FEUDALISMO. Ya sabemos lo que eso fue.
    Yo siempre he pensado lo que comentas de que están por encima del bien y del mal. Incluso más digo, la mayor parte de las normas que tenemos están para fastidiar al pobre y al trabajador, nunca a ellos.
    No reconocen sus errores, justo lo que te dicen que nunca hay que hacer en una empresa!!! De esta manera, está bien claro que no son de fiar.
    Buen análisis. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. El Feudalismo define perfectamente la actitud de gran parte de estos lamentables políticos. Saludos.

      Eliminar
  2. Tu entrada me ha dado que pensar. Gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.